Poema (IV): Naturaleza salvaje

Estándar

Naturaleza salvaje

Una pasión huracanada

nos arrastra a la cama.

Se desata una tormenta

con lluvia de besos

y caricias relampagueantes

que nos electrizan

en rítmico frenesí.

Un terremoto me estremece

sísmicamente,

al que siguen varias réplicas

hasta que tu volcán erupciona.

Un tsunami de placer nos envuelve.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s